Viviendas unifamiliares

La inclusión de la Energía Solar en las instalaciones propias de una vivienda unifamiliar tiene muchas variantes según queramos aportar mayor o menor cantidad de esta energía a la totalidad de la demanda. En general, la energía solar térmica sería capaz de aportar energía en cuatro puntos distintos de demanda: Agua Caliente Sanitaria, Calefacción, Calentamiento de Piscinas y Refrigeración.

AGUA CALIENTE SANITARIA

Es el uso más extendido de la energía solar térmica. Las formas de aportar ACS en una vivienda unifamiliar son pocas, pudiendo darse dos opciones:

  • Equipos por Circulación Termosifón: Son equipos simples, eficientes y económicos. Su principal ventaja es la sencillez de su funcionamiento, la cual reduce al máximo sus probabilidades de fallo. Chromagen cuenta con una gran experiencia en la fabricación de este tipo de producto y dispone de una amplia variedad de tamaños adaptables a todas las necesidades posibles.
  • Equipos por Circulación Forzada: La mejor cualidad de este tipo de sistemas es su fácil integrabilidad en cubiertas inclinadas. El impacto visual se puede reducir casi por completo, colocándose el sistema de acumulación en el interior de la vivienda protegiéndolo así contra las inclemencias meteorológicas.

 

CALEFACCIÓN

La utilización de la energía solar para la calefacción requiere un trabajo de dimensionado cuidadoso en el que deben considerarse dos hechos fundamentales: su carácter estacional y el asincronismo entre producción y demanda. El primero de ellos obliga al diseñador a considerar que en la temporada estival la instalación solar va a producir una energía que no es necesaria. Por consiguiente, deberá tenerse en cuenta la evacuación de este calor en otros usos o mediante dispositivos disipadores
Respecto al asincronismo, la máxima necesidad de calefacción en los meses de radiación mínima obliga a aumentar la superficie de captación. Debe el diseñador, por tanto, buscar el punto óptimo para dar un aporte energético interesante con un rendimiento de la instalación razonable. Para ello, desde Chromagen España se recomienda buscar usos alternativos en la época estival que aprovechen el excendente energético que la instalación solar ofrece.

CALENTAMIENTO DE PISCINAS

Principalmente, las piscinas privadas suelen estar ubicadas en el exterior lo que obliga a sus usuarios a reducir la temporada de baño a tres meses al año. Una instalación de energía solar térmica puede alargar la temporada de baño en otros tres meses más, proporcionando unos porcentajes de cobertura y rendimiento muy interesantes. En combinación con la calefacción permiten que la instalación sea aprovechada con un alto grado de cobertura total.

REFRIGERACIÓN

El desarrollo de la tecnología de refrigeración por compresión térmica está produciendo una rápida evolución de las aplicaciones de energía solar en el enfriamiento de viviendas. Aun siendo todavía una tecnología de alto coste, el desarrollo de máquinas con potencias adecuadas para uso doméstico se adecua muy bien con el uso de captadores solares planos. No obstante, habrá de pasar algún tiempo hasta que la introducción competitiva en el mercado de estas máquinas sea una realidad. El uso de la refrigeración por absorción (que así suele denominarse comúnmente a este tipo de tecnología) se complementa a la perfección con el calentamiento de viviendas con energía solar, ya que la demanda máxima de refrigeración se produce cuando es mayor la radiación solar.

INSTALACIONES COMBINADAS

Cuando se pretende dimensionar una instalación solar para una vivienda unifamiliar, si la instalación va a cubrir necesidades más allá del ACS es habitual realizar una instalación en la que el campo de captación aporte energía a los diferentes consumos del domicilio con el fin de aprovechar al máximo los recursos. La complejidad de estas instalaciones obliga a realizar un diseño a medida, aunque los fundamentos sean siempre los mismos. El éxito de la instalación suele estribar en un buen dimensionado energético y una regulación adecuada.

[Gallery not found]